El bambú es una planta maravillosa que podemos cultivar bien sea en una maceta o en el suelo de nuestro jardín. Su crecimiento es bastante acelerado y puede llegar a medir varios metros  de alto en un corto tiempo. Es una planta bastante resistente y no necesita de muchos cuidados.

El bambú aparte de ser flexible es bastante duro, la caña de esta planta tiene una gran cantidad de usos, que pueden sustituir o hasta incluso mejorar los clásicos de la madera. Toda esta fuerza y flexibilidad proviene de sus raíces, ya que dichas raíces son tan fuertes que pueden pasar a través de los ladrillos y también por el material de la mampostería, sin embargo en la actualidad existe un material que puede ser más veloz, sencillo de colocar y es de bajo coste.

Con esto nos referimos a las barreras anti raíz que se encuentran fabricadas con plástico de polipropileno de un grosos de un milímetro, barreras que son bastante rígidas y utilizarlas es algo bastante simple, ya que a la hora de preparar el agujero donde queremos sembrar nuestro bambú tenemos que cubrir toda la zona que no queremos que la planta llegue a superar con esta lámina de plástico resistente.

Es importante recordad que debemos instalar la barrera correctamente, de igual manera debemos tener en cuenta que las raíces del bambú tienen la capacidad de poder expandirse hasta llegar al ras del suelo.

Share This